Google+ Badge

segunda-feira, 7 de março de 2016

En la transformación digital, la inacción se paga cara - Jesús Encinar



Pararse de vez en cuando a mirar el pasado nos ayuda a poner las cosas en perspectiva y a hacer más comprensible nuestra realidad presente. Este ejercicio se vuelve más interesante y necesario en un sector como en el tecnológico, en el que en un plazo de sólo una década el desarrollo online y los avances tecnológicos no han evolucionado de la misma forma ni siquiera a la misma velocidad que el resto.

Con la tecnología todo es mucho más ágil, lo revolucionario rápidamente se vuelve común y la tecnología más sofisticada acaba formando parte de los electrodomésticos de cualquier hogar. Al mismo tiempo, todo lo analógico se ha ido quedando fuera, relegado casi objetos kitsch de museos de un tiempo pasado.

La transformación digital es una cuestión de supervivencia para cualquier organización. Los costes que supone la evolución tecnológica a una empresa se han reducido notablemente en los últimos años. Los desarrollos que hace una década podían suponer un desembolso de millones de euros, hoy en día se ven reducidos a solo unos pocos miles de euros gracias a nuevas tecnologías y al código abierto.

Por ello, antes de comenzar algún proceso de este tipo es imprescindible realizar un pormenorizado estudio de qué tecnologías son las más adecuadas para nuestro proyecto, con los costes más reducidos y una mejora objetiva de la eficiencia que nos reportará. Dejar de invertir en tecnología y no aprovechar la eficacia no es una buena idea porque al final genera costes más altos y la productividad de la compañía se verá mermada.

Si volvemos la vista atrás y miramos cuáles eran las principales compañías, las más valiosas y reconocidas a nivel mundial hace tan solo una década, nos sorprendemos al comprobar que muy pocas de ellas coinciden con las que mantienen esa posición hoy en día. Aquellas organizaciones que no han sabido o querido adaptarse a la realidad digital han visto cómo un tsunami las ha arrasado, les ha pasado por encima. Lamentablemente muchos conceptos frecuentes en el mundo digital aún siguen siendo ciencia ficción en algunas de estas empresas.

En cambio, todas las compañías, fueran nativas digitales o no, que hace una década comenzaron a plantearse el futuro en clave digital están mucho mejor situadas y preparadas que otras con décadas de historia pero que no han conseguido engancharse a lo que la sociedad les exige.

Jesús Encinar, fundador de Idealista




Sobre Jesús Encinar
Jesús Encinar fundó el portal inmobiliario líder en España, Idealista, que ha supuesto un revulsivo para el sector, y en la actualidad es su CEO. Estudió Administración de Empresas en Icade y un máster en Harvard, y al finalizar sus estudios se trasladó a Silicon Valley, donde trabajó para la consultora
Enviar um comentário